Cuatro autores y cinco libros para celebrar el Día de la lengua rusa

Vie, 04/06/2021 - 15:49
Cuatro autores y cinco libros para celebrar el Día de la lengua rusa
En conmemoración del Día de la lengua rusa te dejamos un poco de su historia y algunos recomendados de autores rusos que podrás encontrar en BibloRed

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en el mundo existen seis idiomas oficiales, el árabe, chino, inglés, francés, español y ruso, este último hablado por unas 300 millones de personas, de las cuales alrededor de 170 millones lo consideran como su lengua materna.  

La celebración y el reconocimiento de los idiomas hace parte de uno de los objetivos de la ONU para crear conciencia, identidad y cultura en torno a la lengua. Por ello, para homenajear este idioma y con motivo del cumpleaños de Aleksadr Pushkin, uno de los grandes poetas rusos, en 2010 se declaró el 6 de junio como Día de la lengua rusa. 

Alrededor del mundo es costumbre celebrar la importancia del idioma a través de muestras artísticas y culturales. En Rusia, se realizan obras musicales y literarias, exposiciones, presentaciones de películas o música y se recuerdan los autores más aclamados de la literatura rusa como Fiodor Dostoievski, León Tolstói o Vasili Grossman.

¿Qué es lo que caracteriza a este idioma? Se destaca que es principalmente fonético (se pronuncia tal y como se escribe), el orden de las palabras en una frase es variable. Igualmente, su gramática es compleja ya que para alcanzar un nivel básico se requiere de mucho tiempo y disciplina para poder hablarlo cotidianamente para alcanzar un nivel profesional. 

Por ello, para conocer más sobre esta cultura y sus escritores, te queremos recomendar algunos textos de autores rusos que realizaron obras mundialmente conocidas y que puedes consultar en nuestro catálogo de BibloRed:

León Tolstói
Fue uno de los autores más importantes de la literatura mundial. Ganador del Premio Nobel de Literatura desde 1902 a 1906 y nominado al Premio Nobel de la Paz numerosas veces. Consulta uno de sus libros más recordados:

Ana Karénina, 1877:

Esta estremecedora historia de adulterio, en el ámbito de la alta sociedad rusa de la época, refleja la visión de Tolstói de la sociedad urbana, símbolo de los vicios y el pecado, en oposición a la vida sana de la naturaleza y el campo. 

Svetlana Aleksiévich
Esta escritora bielorrusa fue ganadora del Premio Nobel de Literatura en el 2015. Svetlana ha sido una de las escritoras y periodistas que, a través de sus crónicas, relata las historias de muchas víctimas de las guerra.

Últimos testigos: los niños de la Segunda Guerra Mundial:

Svetlana entrevista a aquellos huérfanos de la Segunda Guerra Mundial, guerra que dejó alrededor de trece millones de niños muertos durante 1945, sólo en Bielorrusia. Anímate a conocer estos testimonios de resiliencia y lucha.

La guerra no tiene rostro de mujer / Svetlana Alexiévich:

Una crónica que reúne los recuerdos de muchas mujeres que presenciaron la Segunda Guerra Mundial. Muchos recuerdan el papel de los hombres pero invisibiliza el papel fundamental de las mujeres en una guerra. 

Vladimir Nabokov
Nacido en San Petersburgo, conocido por su obra Lolita (1955) y sus contribuciones como entomólogo, novelista, cuentista y poeta. Desde pequeño aprendió a hablar en ruso, inglés y francés y durante su vida coleccionó un sin número de insectos en especial mariposas. 

Curso de literatura rusa / Vladimir Nabokov

Gloria es una de las nueve novelas que escribió en su lengua materna en el exilio europeo entre 1925 y 1937. Su título original, Podvig, podría traducirse como «valerosa proeza» o «gran hazaña», algo que su joven protagonista está empeñado en llevar a cabo.

Fiodor Dostoievski
Fue una de las influencias de autores como Nietzsche, Albert Camus y Jean Paul Sarte. Uno de los principales escritores de la Rusia Zarista, Dostoievski explora en su obra la psicología humana en contextos sociales precarios.

Los hermanos Karamázov:
Tres hermanos que se ven envueltos en situaciones y problemáticas éticas insolubles. Se cuestiona la moralidad de los actos humanos como el crimen, el delito y el pecado.